Interlegalidades situadas. Sobre la contingencia de los cuerpos y las cosas en los flujos transfronterizos.

Diana Mabel Arellano (FHyCS-UNaM, Posadas, Argentina)

En nuestras regiones de frontera se establecen densas relaciones sociales bajo sistemas normativos aleatorios, versátiles y pragmáticos, cuyo dinamismo requiere que quienes participan de él, no solo observen estrictamente sus pautas sino que además, participen de su recreación permanente. En efecto, en este contexto, las reglas del juego se transgreden dentro de un complejo marco de inter-legalidades situadas, noción con la que proponemos denominar a la norma consuetudinaria vigente en un territorio en el que co-lindan dos sistemas normativos institucionalizados, cuyas contradicciones, vacíos o sinsentidos son cubiertos y recreados por la agencia de los sujetos sociales territorianos, es decir, que viven “en” y “de” los recursos materiales y simbólicos disponibles en dicho territorio. En este trabajo analizamos los flujos transfronterizos Posadas (Argentina) – Encarnación (Paraguay) que, bajo la apariencia de absoluta regularidad y normalidad, desarrollan una compleja y ajustada dinámica que se resuelve a escala local, estableciendo códigos, prácticas, estéticas y éticas aleatorias y dinámicas. Desde una mirada antropológica, podemos comprender el sistema complejo de relaciones sociales que se sustentan en normas acordadas al detalle por sus participantes, no de manera explícita sino demarcada, transmitida, accionada y traccionada ostensivamente, es decir, se trata de legalidades inscriptas indisociablemente en las prácticas que regulan y, reproducibles estrictamente en la medida en que dichas prácticas no se modifiquen. Situación de estabilidad dinámica que, en contextos de frontera, puede tener una extensión temporal siempre variable y previsiblemente breve. Es decir, se trata de legalidades ontológica y teleológicamente versátiles. Sus rituales, sus fetiches, sus premios y sanciones se encuentran en estado de cambio permanente bajo la apariencia de caos o simple sinsentido.

Deja un comentario