Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales
UNIVERSIDAD NACIONAL DE MISIONES
Tucumán 1946 - Tel: 054-376-4434344 - CPA: N3300BSP - Posadas - Misiones - Argentina

 
Inicio arrow Resoluciones arrow RES.HCD Nº 075/09-02/06/09-APROBAR DICTADO CURSO POST.VIOLENCIA FLIAR. EN RESISTENCIA CHACO
viernes, 01 de agosto de 2014
 
 
RES.HCD Nº 075/09-02/06/09-APROBAR DICTADO CURSO POST.VIOLENCIA FLIAR. EN RESISTENCIA CHACO PDF Imprimir E-Mail

                                                       POSADAS,   02 DE jUNIO DE 2009                     

 VISTO: la propuesta presentada por  Departamento de Trabajo Social para desarrollar el Curso de Postgrado en Violencia en la Ciudad de Resistencia-Chaco, y

CONSIDERANDO:                       

QUE: el mismo fuera aprobado para su realización en Posadas mediante Resolución HCD Nº 069/08;                       

QUE: dicho Curso reúne todos los requisitos planteados para la aprobación de Cursos de Postgrados en la Facultad (Resolución Nº 221/03);                       

QUE: en esta oportunidad, se propone implementarlo en el marco del Convenio suscripto por esta Facultad con la Fundación Vida para los Nuevos Desafíos;                       

QUE: el Departamento de Trabajo Social  propone como Directora, en esta oportunidad, a la Mgter. Griselda Ferrero;                       

QUE: la temática a desarrollar resulta de interés para graduados universitarios en ciencias sociales y humanas;                       

QUE: la Comisión de Investigación y Postgrado  reunida el 19 de mayo del corriente año, avaló el Curso; y                       

QUE: el Honorable Consejo Directivo en su Sesión Nº 531, de fecha 21 de mayo de 2009, trató y avaló la propuesta.

POR ELLO:

EL HONORABLE CONSEJO  DIRECTIVO DE LA FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES

RESUELVE

ARTICULO 1º.-APROBAR el dictado del Curso de Postgrado en Violencia Familiar aprobado por Resolución HCD Nº 069/08, a dictarse en la ciudad de Resistencia-Chaco a partir del mes de Mayo de 2009, en el marco del Convenio suscrito por esta Facultad y la Fundación Vida para Nuevos Desafíos.

ARTICULO 2º.- DESIGNAR a la Mgter Griselda FERRERO, DNI Nº 10.094.436, como Directora, para el dictado a llevarse a cabo  en la ciudad de Resistencia Chaco.

ARTICULO 3º.- ESTABLECER  que la presente designación no demandará erogación alguna al presupuesto vigente de esta Facultad

ARTÍCULO 4º.- REGISTRESE. COMUNIQUESE. CUMPLIDO. ARCHIVESE.

em./LAN 

RESOLUCION HCD 075/09

CURSO DE POSTGRADO EN VIOLENCIA FAMILIAR

ResponsableLic. Silvana Martínez Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla  

FundamentaciónSi bien el problema de la violencia familiar es tan antiguo como la misma existencia humana, han tenido que pasar largos siglos para que este fenómeno dejara de tener connotaciones privadas y comenzara a instalarse aceleradamente en la agenda pública a partir de la segunda mitad del siglo XX.En efecto, la violencia familiar comienza a instalarse como problema social en la década de 1960 en los países desarrollados, siendo la psicología y la sociología quienes comienzan a hacer las primeras investigaciones al respecto. En nuestro país comienza a estudiarse a partir de mediados de la década de 1980.
C

uando se habla de violencia familiar, se hace referencia pues, a las distintas formas de relación abusiva que caracterizan de modo permanente o cíclico el vínculo intrafamiliar.Cualquier miembro de la familia, independientemente del grupo étnico al que pertenece, del sexo, edad, posición económica o creencia religiosa, entre otros, puede ser agente o víctima de la relación abusiva. Las cifras demuestran que es el adulto masculino, quien con más frecuencia utiliza las diferentes formas de abuso (físico, sexual o emocional), y son las mujeres y los niños las víctimas más comunes de este abuso[1].Si bien existen casos de hombres maltratados por sus esposas o compañeras, éstos representan solo el 2% del total de adultos víctimas de abuso.La violencia familiar representa un grave problema social, ya que se estima que alrededor del 50% de las familias sufre o ha sufrido alguna forma de violencia.Algunas razones por las cuales el problema de la violencia familiar no puede ser entendido como una cuestión "privada"; son las siguientes:1-      Las personas sometidas a situaciones crónicas de violencia dentro del hogar presentan un debilitamiento gradual de sus defensas físicas y psicológicas, que se traduce en un incremento de los problemas de salud (enfermedades psicosomáticas, depresión, etc.).2-      También se registra una marcada disminución en el rendimiento laboral (ausentismo, dificultades de concentración etc.).3-      Los niños y adolescentes, que son víctimas o testigos de la violencia intrafamiliar, frecuentemente presentan trastornos de conducta escolar y dificultades en el aprendizaje.4-      Los niños, que aprenden en su hogar modelos de relación violentos, tienden a reproducirlos en sus futuras relaciones, perpetuando así el problema.5-      Un alto porcentaje de menores con conductas delictivas proviene de hogares en donde han sido víctimas o testigos de violencia crónica.6-      Un alto porcentaje de los asesinatos y lesiones graves ocurridos entre miembros familiares constituyen el desenlace de situaciones crónicas de violencia.Un alto porcentaje de los asesinatos y lesiones graves ocurridos entre miembros de una familia son el desenlace de situaciones crónicas de violencia.En el siguiente cuadro, se expone el espectro de categorías que abarca la Violencia Familiar en sus diversas modalidades:Categorías de Violencia  familiar

  1. MALTRATO INFANTIL

Formas activas

Abuso físico.Abuso emocional.Abuso sexual.

Formas pasivas

Abandono Físico.Abandono emocional.
·                Niños testigos de violencia.
 2. VIOLENCIA CONYUGAL Maltrato hacia la mujerAbuso físico.Abuso emocional.Abuso sexual.Otras formas de abuso.
 3. MALTRATO HACIA ANCIANOS

Formas activas

Maltrato físicoMaltrato emocionalAbuso financiero

 Formas pasivas

Abandono FísicoAbandono emocional
4. MALTRATO HACIA DISCAPACITADOS

Formas activas

Maltrato físicoMaltrato emocional 
 

 Formas pasivas

Abandono FísicoAbandono emocional
    

La conducta violenta, entendida como el uso de la fuerza para resolución de conflictos interpersonales, se hace posible en un contexto de desequilibrio de poder, permanente y momentáneo.En el ámbito de las relaciones interpersonales, la conducta violenta es sinónimo de abuso de poder, en tanto y en cuanto el poder es utilizado para ocasionar daño a otra persona. Es por eso que un vínculo caracterizado por el ejercicio de la violencia de una persona hacia otra,  se denomina relación de abuso.Para poder comprender la dinámica de una relación de abuso es necesario definir con mayor precisión los conceptos de daño y poder.1. Por daño debe entenderse cualquier tipo y grado de menoscabo para la integridad del otro. De este modo, existen diferentes tipos de daños ocasionados en el contexto de una relación de abuso, existe el daño económico, psíquico, físico, etc.2. El desequilibrio de poder en el que se basa toda relación de abuso no es necesariamente objetable para un observador externo. A menudo, es el producto de una construcción de significados que sólo resulta comprensible desde los códigos interpersonales. Es suficiente que alguien crea en el poder y en la fuerza del otro para que se produzca el desequilibrio, aun cuando desde una perspectiva objetiva no tengan existencia real.A continuación se enuncian algunas de las formas más comunes que adopta la violencia interpersonal, entendida como abuso de la fuerza y del poder: Formas más comunes que adopta la Violencia Interpersonal

Tipo de abusoPoder o fuerzaTipo de daño
FísicoEmocionalSexualFinancieroSocial y AmbientalFísicoPsicológicoFísico/ PsicológicoEconómicoPsicológico/ FísicoFísico/ emocionalEmocionalEmocional/ FísicoEconómico/ EmocionalEmocional/ Social/  Económico

 Como se sostiene precedentemente, la violencia familiar es un problema social, debido a que sus repercusiones, afectan los ámbitos de la salud, la educación, la justicia entre otros; y asimismo, se retroalimenta en su tratamiento erróneo en dichas instituciones.Cabe advertir que ciertos mitos sociales muy arraigados en la sociedad son perjudiciales, sobre todo los referentes a considerar a la violencia familiar como asociada a clases sociales bajas, alcoholismo o drogadicción, falta de trabajo o como algo innato al ser humano, debido a que de ésta manera se plantea una situación rígida e irreversible, y que no es tal. Ya que si bien puede ser factores coadyuvantes, no significa que la generen.El tema de la violencia es siempre un ejercicio de poder de arriba hacia abajo, desde el más fuerte al más vulnerable, es por eso que se observa con mayor frecuencia entre las mujeres, niños, ancianos y discapacitados.Es un derecho humano de todos denunciar la intimidación y el acoso, pero este derecho no forma parte todavía de algunas culturas. Dicha situación caracteriza a muchas sociedades latinoamericanas, en mayor o menor medida[2].Como sostiene varios autores que abordan la temática, al abordar la temática de la violencia familiar, debe tenerse en cuenta que responde a una pluricausalidad, debiendo ser analizada desde distintas ópticas de análisis. Las diferentes corrientes que buscan sus causales pasan por instancias de orden biológico-psicológico y socio-cultural. Muchas de ellas caen en reduccionismos no viendo en el origen de esta problemática la multicausalidad de factores que intervienen y el contexto histórico social donde se inscribe. Entre los condicionantes más notables, se destacan los del orden social y cultural sostenido desde la ideología patriarcal.La violencia es una forma aprendida de resolver el conflicto. Quien tiene poder, puede ejercer la violencia hacia abajo ya que generalmente cuenta con el silencio de la víctima, o en determinados casos, el silencio social.Existen formas de violencia social y sus víctimas son testigos silenciosos: tolerando la agresión sexual, no protegiendo la vulnerabilidad del ser humano y no denunciando la ausencia del respeto a la vida y a la libertad. Relacionado con estas temáticas se recuerda  que Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni se le podrá ocasionar daño físico, psíquico o moral. (Declaración Universal de los Derechos Humanos).Los distintos tipos de violencia interpersonal en el ámbito familiar tienen un elemento común: el efecto de daño emocional”. Por lo tanto, “la violencia familiar debe ser entendida como actitudes, acciones u omisiones negativas que causan daño al estado físico, psicológico y emocional de cualquier miembro de la familia (hijos, esposa, esposo, hermanos, etc.). Esta violencia o maltrato es originado por una persona que utiliza su poder en contra de otra que se encuentra en desventaja. De esta manera, la persona que utiliza la violencia se convierte en agresora y la otra en víctima.El maltrato o violencia intrafamiliar, se manifiesta de diversas formas:LA VIOLENCIA FÍSICA.Jamás puede existir un tipo de violencia netamente física, pues siempre está acompañada de elementos o componentes emocionales tanto en el momento de la violencia física como después de ésta, es decir, los que quedan en el recuerdo de la persona abusada o agredida.Este tipo de violencia se manifiesta a través de golpes, puñetes, jalones de cabellos, latigazos, rasguños, quemaduras, puntapiés, empujones, mordiscos, cachetadas, etc. y en cada una de estas acciones siempre va a estar presente la violencia emocional o psicológica.LA VIOLENCIA PSICOLÓGICA.Entendida como el maltrato a través de acciones o actitudes que afectan el estado o equilibrio emocional de las personas agredidas. Esta se manifiesta a través de los insultos, amenazas, indiferencias, comparaciones, gestos desagradables, chantajes, quitar el apoyo económico, ignorar, no brindar los reconocimientos, regañar constantemente, echarlos fuera de casa, quitar sus pertenencias, privar o disminuir el afecto y caricias positivas, malograr objetos de valor material, moral o espiritual, agredir a los seres queridos que son valiosos para una persona.LA VIOLENCIA O ABUSO SEXUAL.En este tipo de violencia se pueden apreciar dos niveles:El abuso sexual a los niños y adolescentes:Es la acción o actividad que realiza una persona adulta o una persona que se encuentra en ventajas de fuerza o de conocimientos en contra de otra que se encuentran en desventajas de poder físico o mental y principalmente son niños, cuyas edades no les permite discernir claramente lo que pueda estar haciendo el abusador. En este caso, el abusador utilizando el chantaje, la fuerza física o emocional y el acercamiento afectivo, logra cometer actos que perjudican la integridad física, psicológica y social de los niños que son víctimas.El abuso sexual en niños, y adolescentes se puede presentar de la siguiente manera: miradas, tocamientos de partes íntimas, palabras y gestos obscenos, observar escenas sexuales no adecuadas para su edad, frotamientos y la violación sexual que es la máxima expresión de abuso sexual que trae consecuencias traumáticas a nivel físico y psicológico[3].La violencia sexual en la pareja:Esta se da generalmente en la mujer por parte del varón aunque también puede suceder lo contrario de la mujer hacia el varón. Este tipo de violencia en la familia se manifiesta con: acoso sexual, verbalizaciones no agradables, comparaciones con otras mujeres o varones, insultos sobre sus partes corporales o sobre la conducta sexual de uno de ellos, infidelidad, exigir conductas o posiciones sexuales no adecuadas para la pareja, agredir verbal o físicamente por no acceder a los requerimientos de uno de ellos,  siendo el caso mas grave, la violación sexual[4].EL ABANDONO Y EL DESCUIDO FAMILIAREste tipo de violencia se manifiesta a través de la omisión de los deberes, derechos y funciones de la familia. Esto sucede principalmente cuando uno de los miembros responsables padre o madre abandonan o descuidan a los hijos que todavía no están preparados para afrontar los requerimientos de la vida. En la actualidad, es muy común ver al padre que abandona la responsabilidad tutelar, dejando en la miseria a la madre e hijos menores.Esto trae como consecuencias, la privación de la necesidades básicas (alimentación, vestido, educación, vivienda, salud, afecto, etc.) pero también generan resentimientos, rebeldía, conductas inadecuadas y otros problemas psicosociales que van a perjudicar el desarrollo personal y social de los hijos[5].MALTRATO INFANTILSe entiende por maltrato infantil a cualquier acción u omisión, no accidental, que provoque daño físico o psicológico a un niño por parte de sus padres o cuidadores.El maltrato infantil es un problema muy complejo, ya que algunas formas de abuso son más difíciles de detectar que otras. Por ejemplo, el descuido o la  negligencia (ya sea, físico o psicológico), o las diversas formas de abuso emocional, muchas veces no resultan  fáciles de tipificar o detectar[6].No hay un único motivo, sino más bien una combinación de condiciones y factores determinantes, que permite  explicar el maltrato hacia el niño. Dichos factores varían ampliamente de un individuo a otro y ninguno, por sí mismo, puede identificar a un abusador potencial. Las condiciones que se predisponen incluyen una historia de abuso en la familia de origen, sentimientos de inferioridad y baja autoestima, necesidad de control sobre el entorno, etc. Los factores precipitantes pueden adoptar prácticamente cualquier forma que sea percibida por el adulto como amenaza a su control de situación.  A menudo las crisis tienen que ver con situaciones familiares, pero también, se pueden relacionar con contrariedades laborales o económicas, frustraciones o desilusiones, etc., que refuercen el ataque a la autoestima[7].Muchas veces el maltrato es la consecuencia de un déficit en la comprensión, por parte del adulto, de las reales posibilidades evolutivas del niño. Los padres o cuidadores pueden tener expectativas irreales respecto del niño, y, por lo tanto, cualquier conducta normal para la edad puede convertirse en irritativa y desencadenante del maltrato (ciclo de maltrato contra el niño, será explicado más adelante)[8].Los niños que han sido maltratados necesitan ayuda para no repetir el esquema de abuso con otras personas. Si no reciben ayuda adecuada para aprender a resolver de otro modo sus problemas, pueden convertirse ellos mismos en adultos abusadores.VIOLENCIA CONYUGALIncluye situaciones de abuso que se producen en forma cíclica y con intensidad creciente, entre los miembros de la pareja conyugal. El  2% de los casos corresponde a maltrato o el abuso contra el hombre, el 75% de los casos corresponde a maltrato hacia la mujer y el 23% restante son los casos de violencia recíproca cruzada[9].Maltrato hacia la mujer: La mujer víctima de violencia por parte de su esposo o compañero es uno de los casos de violencia domésticas más frecuente, la intensidad del daño varía desde el insulto hasta el homicidio. Según la definición de Graciela Ferrreira, "una mujer golpeada es aquella que sufre  maltrato intencional, de orden emocional, físico y sexual, ocasionado por el hombre con quien mantiene un vínculo íntimo[10]".Diferentes manifestaciones de la Violencia Conyugal:a. Abuso Físico: “Incluye una escala que puede comenzar con un pellizco y continuar con empujones, bofetadas, puñetazos, patadas, torceduras, pudiendo llegar a provocar abortos, lesiones internas, desfiguraciones, hasta el homicidio[11]”.b. Abuso emocional: “Comprende una serie de conductas verbales tales como, insultos, gritos, críticas permanentes, desvalorizaciones, amenazas, etc., la mujer sometida a este clima emocional sufre una progresiva debilitación psicológica, presenta cuadros depresivos y puede desembocar en suicidio[12]”.c. Abuso sexual: Consiste en la imposición de los actos de orden sexual contra la voluntad  de la mujer. Incluye la violación marital.d. Violencia recíproca o cruzada: Para poder clasificarla de este modo es necesario que exista simetría en los ataques y paridad de fuerzas  físicas  y psicológicas en ambos miembros de la pareja. El maltrato recíproco puede ser verbal y/o físico.El problema de la Violencia Familiar y la Violencia contra la Mujer en las Políticas Sociales en ArgentinaLa relación entre políticas sociales y género es un fenómeno muy reciente en nuestro país. Efectivamente, las políticas públicas en todos los ámbitos han sido diseñadas, elaboradas y ejecutadas por los grupos que detentan más poder en la sociedad. En este sentido, las voces, las ideas, los valores y las experiencias que han transcurrido fuera de los caminos en los cuales el poder transita, no han sido tenidas en cuenta por estas políticas públicas. Las mujeres, hasta no hace mucho, han sido relegadas sistemáticamente del ámbito de lo político, principalmente de la esfera de toma de decisiones.Como sostiene Marcela Rodríguez “La incorporación de la equidad de género como tema de debate y de políticas públicas es el resultado de un largo proceso social y político. Sólo a partir del reconocimiento y la crítica respecto de la construcción cultural, social, política y económica de las desigualdades entre los géneros se comenzó a pensar en la necesidad de políticas públicas que incorporen esta dimensión[13].Tal como lo afirma Patricia Gómez “Buena parte de la literatura especializada considera a las políticas estatales como unidades de análisis que pueden examinarse más allá del contexto en el que se las adopta o producen consecuencias. La desventaja de este enfoque es que su poder explicativo es más aparente que real, ya que entiende al Estado como un escenario en el que se intenta resolver las demandas de los grupos sociales. Desde la perspectiva que aquí se adopta, las políticas estatales forman parte de las modalidades que adoptan las relaciones entre Estado y sociedad civil, lo que conlleva un dimensión temporal que le es intrínseca. Al entenderlas como parte constitutiva de dichas relaciones, su significación está marcada por su vínculo con la cuestión que les dio origen, con el ámbito de acción en el que s e insertan, con los actores que intervienen en el proceso y sus respectivas políticas. Dicho de otra manera, las políticas estatales involucran no solamente al funcionario del Estado sino, que fundamentalmente, a los actores de la sociedad civil. Por esta razón las mismas pueden ser definidas como el conjunto de tomas de posición- a través de acciones u omisiones- con respecto a determinado asunto socialmente problematizado por parte del Estado, manifestando una determinada modalidad de intervención en relación a las tomas de posición de otros actores sociales[14]”.Según Oslak y O’Donnel las políticas públicas deben ser entendidas en el contexto de un proceso de doble vuelta: por un lado, tiene incidencia en la toma de posiciones que asumirán otros actotes sociales y, por otra parte, generan procesos al interior del propio Estado, a través de repercusiones verticales y horizontales que se manifiestan en la asignación de competencias y recursos a quienes estarán a cargo del diseño y ejecución de esta políticas. Estos movimientos en el Estado producen nuevas políticas y estructuras especializadas que, a la vez, generan nuevas redefiniciones de las políticas. En todo este proceso se abren espacios para la interrelación entre el Estado y la sociedad[15].La cuestión de las políticas estatales y las mujeres debe superar la mera atención de sus necesidades y demandas en un contexto determinado. En este sentido, se han diferenciado las necesidades prácticas de género de las necesidades estratégicas de género[16].Así se ha considerado que las necesidades prácticas de género se refieren a aquellas relacionadas con los roles tradicionales que las mujeres desempeñan en la sociedad, tales como los de madre, esposa, ama de casa. En este caso, no cuestionan los estereotipos y roles establecidos ni la situación social de subordinación de la mujer que ellos conllevan. Se trata de necesidades que surgen en relación con las condiciones de la vida cotidiana de las mujeres, en general en situación de inferioridad, de pobreza, de falta de servicios básicos, entre otros. Por su parte, las necesidades estratégicas de género claramente aluden a la situación de desigualdad de género, a la diferencia jerárquica entre varones y mujeres en distintos ámbitos de la sociedad, a la división sexual del trabajo, a la falta de acceso al poder en lo público, entre otras cuestiones. Las políticas públicas que apuntan a estas necesidades proponen la transformación de estructuras políticas, sociales, económicas y culturales, con el fin de garantizar la plena y activa ciudadanía de las mujeres, fortaleciendo su autoestima, promoviendo su empoderamiento, para que puedan elegir y materializar libremente sus planes de vida, para que puedan hacer oír sus voces en el debate público, para que se construyan los cimientos de una sociedad más igualitaria, equitativa y justa.Por eso, cabe distinguir aquí las políticas dirigidas a las mujeres del concepto de políticas públicas con perspectiva de género. De acuerdo con Patricia Gómez “las políticas públicas dirigidas a las mujeres no necesariamente conllevan una perspectiva de género, dado que no siempre dan cuanta del proceso diferencial de socialización entre varones y mujeres y sus consecuencias en el desarrollo de los individuos y de la comunidad. Mas bien, parten de prácticas asistenciales y muchas veces son entendidas y ejecutadas como acciones puntuales dirigidas a una población determinada. En el mejor de los casos, las mismas son formuladas a través de un proceso participativo con las mujeres de la comunidad en cuestión y otras tantas llevadas a la práctica por este grupo social. Sin embargo, ello no necesariamente da lugar a cambios en las relaciones sociales y, muchas, veces, estas políticas se encuentran “arrinconadas” en algún lugar del organigrama estatal”[17]Como sostiene Marcela Rodríguez[18], básicamente se trata de formas asistenciales de intervención estatal, donde la mujer no resulta sujeto autónomo de derecho ciudadano sino intermediaria entre los programas sociales y sus familias[19]. En otros casos, el factor que resulta central en estas políticas es la situación de pobreza, sin tener en cuenta la condición de género ni el desarrollo de su autonomía o empoderamiento.Por su parte, las políticas públicas que incorporan las perspectivas de género, parten de las premisas de que las instituciones estatales son partícipes de la construcción política y social de los géneros y, por lo tanto, pueden combatir la inequidad y la desigualdad entre varones y mujeres. Estas políticas se plantean en un contexto más amplio tendiente a optimizar y promover una mejor calidad de vida para todos y todas, a través del pleno ejercicio de la ciudadanía. Parten de una concepción basada en el respeto de las mujeres como sujetos sociales activos y participativos en el desarrollo. Las políticas de género conciben a las mujeres no como un sujeto homogéneo susceptible de asistencia, sino como ciudadanas que son portadoras de derechos y en tanto miembro de la comunidad política[20]. El tratamiento de la “Prevención de la Violencia Familiar y Violencia hacia la Mujer” se hace presente por primera vez en las acciones gubernamentales a partir del año 1983, cuando se reinstala la democracia en el país.En 1985, se crea una Comisión de Trabajo que luego se convierte en la Comisión Nacional de Prevención de la Violencia Doméstica y Asistencia a la Mujer Golpeada, que actúa en el ámbito de la Subsecretaría de la Mujer, del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación. Sus acciones promueven la incorporación de la problemática en la agenda pública, el desarrollo de campañas de sensibilización en todo el territorio del país y el apoyo para la formación y desarrollo de centros especializados, tanto gubernamentales como no gubernamentales. En noviembre de 1988, se organiza el Primer Encuentro Nacional de Centros de Prevención de Violencia Doméstica y Asistencia a las Víctimas, que se desarrolla en Chapadmalal, provincia de Buenos Aires. En 1989, se publica -con el apoyo de las Naciones Unidas- el libro “Mujer Golpeada”, que recopila las ponencias y conclusiones producidas en ese encuentro.El recambio presidencial, en 1989, determina el cese de la Comisión Nacional de Prevención de la Violencia Doméstica y Asistencia a la Mujer Golpeada y el de la Subsecretaría de la Mujer[21]. A partir de ese momento se produce un vacío, a nivel nacional, determinado por la ausencia de políticas públicas sobre este grave problema social.En 1991, se crea el Consejo Nacional de la Mujer[22], dependiente de la Presidencia de la Nación, que no tiene un área específicamente dedicada a la violencia contra la mujer. Lo que se hace en esta materia se da principalmente en los niveles provinciales y municipales[23].Sin embargo, desde su creación hasta el año 2000, desarrolla importantes líneas de trabajo, tales como:-La elaboración, conjuntamente con UNICEF de los manuales que componen la Serie “La violencia contra las mujeres en el ámbito de las relaciones familiares" destinada a profesionales y personal de organizaciones, con el objetivo de brindar información y difusión de modalidades para la intervención en casos de violencia contra la mujer. Esta Serie está conformada por: un Manual de Capacitación, dos instructivos, uno para el desarrollo de talleres de capacitación y otro para el trabajo en los talleres, y una Guía Metodológica para la aplicación del Instrumento de Registro de casos de violencia.-Ley Nacional 24.417 de Violencia Familiar: El organismo participó activamente en las negociaciones y reuniones preliminares para lograr su aprobación por la Cámara de Diputados, dada la necesidad y urgencia de contar con una Ley al respecto. Asimismo, planificó y continuó con esta tarea dirigida a los integrantes del Senado tendiente a lograr su aprobación por esa Cámara. Entre otras actividades, un Acto en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso Nacional en conmemoración del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer, con una presencia significativa de senadores nacionales a los que se solicitó el tratamiento urgente del proyecto aprobado por la Cámara de Diputados. Su compromiso se reflejó en la sanción inmediata de la Ley, a fines de 1994.-La participación en las reuniones mensuales de la Red Interinstitucional de Servicios que brindan atención directa en casos de violencia intrafamiliar. Esta red se ha creado con el objetivo de acordar criterios y pautas comunes para el abordaje integral de la problemática.A partir del año 2000, se crea en el Consejo Nacional de la Mujer un área denominada “Prevención de la Violencia contra la Mujer”, instalando esta problemática como un tema prioritario para el desarrollo de sus políticas[24].Desde el ámbito de la Universidad Pública resulta sumamente necesario y urgente abordar este problema desde el conocimiento, la formación, la investigación y la generación de espacios institucionales que permitan la discusión, la reflexión y la construcción colectiva de ideas y acciones que favorezcan y promuevan la visibilización del problema, la identificación de mecanismos de prevención, la denuncia pública y la asunción de compromiso en la construcción de relaciones sociales no violentas.La Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones, a través del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre dichas Facultad y la Fundación “Vida para los Nuevos Desafíos” y su Unidad Académica “Escuela de Servicio Social de Chaco”, UEP Nº 142, se propone llevar adelante “Curso de Postgrado en Violencia Familiar”, que fuera aprobado por el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, por Resolución Nº 069/08, durante el año académico 2009.

Programa Objetivo General

Brindar elementos teóricos y prácticos para la identificación, análisis y comprensión de las distintas dimensiones que configuran el problema de la Violencia Familiar. Objetivos Específicos* Abordar el fenómeno de la violencia familiar desde diversas perspectivas teóricas y como problema social.* Contribuir desde la Universidad Nacional de Misiones al fortalecimiento de prácticas profesionales y sociales, orientadas a la prevención y detección de casos de Violencia Familiar.* Generar un espacio que posibilite el intercambio de conocimientos, experiencias y metodologías de intervención efectiva en esta problemática social. 

Contenidos mínimos del CursoMódulo 1-

 MAYO 2009

La problemática familiar actualLas familias como emergentes sociales e históricamente construídas.Los cambios sociales que afectan a las familias actuales.Nuevas mujeres, nuevas familias.Del varón proveedor a la pareja de proveedores.La nueva división del trabajo familiar.La democratización de la familia y el problema de los límites.Las nuevas configuraciones familiares.

Módulo 2- JUNIO 2009

La problemática de la Violencia Familiar.La Violencia Familiar como problema social. Definición del problema.La Violencia Familiar: enfoques psicológico y sociológico.El modelo ecológico aplicado a la Violencia Familiar.La Violencia Familiar desde la perspectiva de Género.Descripción de los cuadros de Violencia Familiar.Mitos y prejuicios.

Módulo 3- JULIO 2009

Violencia hacia las mujeres en el ámbito familiar

Violencia en el Noviazgo.Violencia Conyugal. Ciclo de la Violencia ConyugalMitos y Creencias en torno a la violencia contra la Mujer. Estereotipos.Teoría de la Indefensión Aprendida. Síndrome de la Mujer Maltratada. Perfil Psicológico de la Mujer Maltratada y del Hombre Violento.

Módulo 4- AGOSTO 2009

Violencia hacia los niños en el ámbito familiar.

Maltrato Infantil. Definición y alcance del problema. Tipología. Abuso Sexual Infantil.Perfil de abusadores.- Perfil de Padres Maltratadores. Ciclo del maltrato infantil.Violación e Incesto. Teoría de la Resiliencia.Factores de riesgo. Prevención y Abordaje.

Módulo 5- SEPTIEMBRE 2009

Violencia hacia los ancianos y discapacitados en el ámbito familiar

Maltrato hacia los ancianos. La construcción social de la ancianidad. Definición y alcance del problema. Mitos y prejuicios. Tipos de abuso. Estadísticas. Estrategias de Intervención.Maltrato hacia los discapacitados. La construcción social de la discapacidad. Definición y alcance del problema. Mitos y prejuicios. Tipos de abuso. Estadísticas. Estrategias de Intervención. 

Módulo 6- OCTUBRE 2009

Instituciones vinculadas con la violencia familiar.

El Estado. Las políticas públicas.La escuela. La justicia. La policía.El análisis desde las organizaciones.Abordaje Interdisciplinario e Interinstitucional. Estrategia Pedagógica

El curso tendrá una duración de seis (6) meses, durante los meses de mayo a octubre de 2009.

Está organizado en seis módulos temáticos con una carga horaria total de 150 horas reloj. La organización de los módulos permitirá el abordaje sistemático del problema a lo largo del curso. Los módulos tendrán una instancia presencial y otra no presencial. Se desarrollaran 72 horas reloj de clases presenciales y 78 horas-reloj no presenciales. 

a)          La instancia presencial, se llevará a cabo de manera mensual. Cada módulo se dictará de manera intensiva una vez al mes, en un día y medio de trabajo: viernes por la tarde y sábado mañana y tarde. En esta instancia se desarrollarán y discutirán los contenidos conceptuales y los trabajos que se lleven a cabo en forma grupal o individual.

b)          La instancia no presencial, consistirá en la elaboración de un trabajo por cada módulo, es decir, son seis trabajos en total, que deben presentarse a los 30 días de finalizado cada módulo. Estos trabajos consistirán en: reflexiones sobre la propia práctica profesional y sobre experiencias de intervención profesional a la luz de los contenidos desarrollados durante las instancias presenciales. Pueden tratarse de propuestas de nuevos abordajes, metodologías, procedimientos, enfoques, entre otros, donde queden reflejados los aprendizajes adquiridos en el curso. Pueden tratarse también de reflexiones sobre casos concretos, reinterpretando los mismos con los contenidos del curso. Pautas para la presentación de los trabajosLa extensión de los trabajos será de 5 a 10 páginas, tamaño de hoja A4 espacio simple, letra time New Roman 12. Además de la bibliografía, cuadros, etc.Metodología de Trabajo

a) Trabajo PresencialExposiciones de docentes especializados.Utilización de material audiovisual.Discusiones en grupos pequeños de participantes.

Plenarios de grupos.

b) Trabajo No Presencial Lectura de material bibliográfico.Reflexión de casos reales y de la propia práctica profesional Elaboración de trabajos escritos.Docentes PropuestosLic. Silvana Martínez, docente e investigadora de la UNaM:Mg. Griselda Ferrero, docente e investigadora de la UNaM.Mg. Gisela Spasiuk, docente e investigadora de la UNaM.Mg. Zulma Cabrera, docente e investigadora de la UNaM.Mg. Juan Omar Agüero, docente e investigador de la UNaMLic. Sergio Viudes, psicólogo de la Universidad de Buenos Aires.Dirigido a:*Trabajadores Sociales, Psicólogos, Psiquiatras, Psicopedagogos, Antropólogos, Médicos, Abogados y otros profesionales interesados.

Requisitos para la aprobaciónAcreditar como mínimo el 80% de asistencia presencial.Presentar y aprobar los trabajos escritos solicitados al finalizar cada módulo.

Financiamiento:Los honorarios y gastos de traslado y estadía de los docentes estarán a cargo de los organizadores, al igual que los que correspondan a la coordinación del curso.  

 

 Bibliografía  ADEUEM (1998) Relaciones de género y exclusión en la Argentina de los 90 ¿El orden del desorden u el desorden del orden?, Espacio, Buenos Aires.Amorós, Celia (1987) Tiempo de feminismo. Sobre feminismo, proyecto ilustrado y postmodernidad, Ediciones Cátedra Universidad de Valencia, Instituto de la Mujer, España.Amorós, Celia (1991) Crítica a la razón patriarcal, Antropós, Madrid.Baczko, Bronislaw (1984) Los Imaginarios Sociales. Memorias y Esperanzas Colectivas, Nueva Visión, Buenos Aires.Barg, Liliana (2003) Los vínculos familiares. Reflexiones desde la práctica profesional, Espacio Buenos Aires.Bonder, Gloria (1999) Género y Subjetividad: avatares de una relación no evidente en Montecino, Sy Obach, A. (comp) Género y epistemología. Mujeres y Disciplinas. Universidad de Chile. UNICEF. Chile.Bourdieu, P. (2000) La dominación Masculina, Anagrama, Barcelona.Braidotti, Rosi (2004) Feminismo, Diferencia Sexual y Subjetividad Nómade, Gedisa, Barcelona.Butler Judith (1990) Gender Trouble: Feminism and the Subvertion of Identity, Routledge, New York.Castoriadis, C. (1998) Hecho y por hacer. Pensar la imaginación. Eudeba, Buenos Aires.Castoriadis, C.(1999) La Institución Imaginaria de la Sociedad, Volumen I “Marxismo y teoría revolucionaria”. Tusquets Editores, Buenos Aires 1999.Castoriadis, C.(2003) La Institución Imaginaria de la Sociedad, Volumen II “El imaginario social y la institución”. Tusquets Editores, Buenos Aires.Cháneton July (2007) Género, poder y discursos sociales, Eudeba, Buenos Aires.Chejter, Silvia (1997) Mujeres de los 90. Violencia sexista y políticas públicas, 1983-1996. Centro Municipal de la Mujer de Vicente López, Buenos Aires.Consejo Nacional de la Mujer (2000) La Mujer y la Violencia en la República Argentina. Convenciones Internacionales, Legislación Nacional y Provincial, Cooperación Técnico Financiera BID, Buenos Aires.De Beauvior, Simone (2005) El segundo sexo, Sudamericana, Buenos Aires.De Jong Eloísa y otros (Comp.) La familia en los nuevos albores del nuevo milenio. Reflexiones interdisciplinares: un aporte al trabajo social, espacio, Buenos Aires.Di Marco, Graciela (Comp.) (2005) Democratización de las familias, Unicef, Buenos Aires.Díaz E. (1993) La Ciencia y el Imaginario Social, Biblos, Buenos Aires.Doménech, M. e Iñiguez, L. (2002) La construcción social de la violencia. Athenea Digital, 2, disponible en http://blues.uab.es/athenea/num2/domenech.pdfDonzelot, Jaques (1998) La policía de las familias, Pre-Textos, España.Edleson, J. y Eisikovits, Z. (1997) La mujer golpeada y la familia, Gránica, Buenos Aires.Entel, R.(2002) Mujeres en situación de violencia familiar  Espacio, Buenos Aires.Eroles Carlos (Coord.) (2001) Familia y Trabajo Social. Un enfoque clínico e interdisciplinario de la intervención profesional, Espacio Buenos Aires.Fernández, A. M (comp.) (1992) Las mujeres en la imaginación colectiva, Paidós, Buenos Aires.Fernández, Ana María (1997) Mujer y Violencia; Consejo Nacional de la Mujer, Buenos Aires. Ferreira, Graciela (1992) "Hombres Violentos,  mujeres maltratadas" Sudamericana, Buenos Aires,Fontana, B. (2004) De vergüenzas y secretos. Consideraciones sobre la violencia sexual en la pareja. Espacio, Buenos Aires.Foucault, M (1999) Estrategias de poder, Paidós, Buenos Aires.Foucault, M. (1980) El orden del discurso, Tusquets, Barcelona.Foucault, M. (1980) Microfísica del poder, La Piqueta, Madrid.Foucault, M. (1985) Saber y Verdad, La Piqueta, Madrid.Fraser, Nancy (2000) ¿De la redistribución al reconocimiento? Dilemas de la justicia en la era ‘postsocialista’, en New Left Review, número 0, enero, Ediciones Akal, Madrid.French, M. (1992) La Guerra Contra las Mujeres, Atlántida, Buenos Aires. Gamba, Susana Beatriz (coord.) (2007) Diccionario de estudios de género y feminismos, Biblos, Buenos Aires.Giberti, Eva y Fernández, Ana María (1989) La mujer y la violencia invisible, Sudamericana, Buenos Aires.Gutiérrez, Ana María (1994) Relaciones posibles e imposibles. Sistematización de un programa de intervención en violencia doméstica, creación colectiva, Casa de la Mujer la Morada, Santiago de Chile. Jelin, Elizabeth (2000) Pan y Afectos. Transformaciones en las familias, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.Klein, V. (1980) El carácter femenino. Historia de una ideología, Paidós, Buenos Aires. Lemos, Ruth (2003) Laberintos y mitos: un recorrido sobre algunas de las representaciones sociales de la mujer maltratada, Revista Utopía, Universidad Nacional de Entre Ríos.Lerner, G.(1990) La creación del patriarcado, Crítica, Barcelona.Martínez, Silvana y Agüero Juan  (2007) La construcción de identidad en mujeres maltratadas en Simonotto Eve (Coord.) Los laberintos del Trabajo Social. Nuevos paradigmas en la formación, la práctica y la investigació., Espacio, Buenos Aires.Mullender, A (2000) La Violencia doméstica. Una nueva visión de un viejo problema, Paidós, Buenos Aires.Nicholson, J (1987)  Hombres y mujeres ¿Hasta qué punto son diferentes?; Ariel , Barcelona,Rodríguez, Marcela (2001) Violencia contra las Mujeres y Políticas Públicas. Tendiendo un puente entre la teoría y la práctica, UNIFEM, Centro Municipal de la Mujer de Vicente López, Buenos Aires.Scott, Joan W. (1986) Gender: A Useful Category of Historical Analysis, American Historical Review, volumen 91, número 5, Diciembre, New YorkStevenson, O (1997) La atención del niño maltratado; Paidos, Buenos Aires.Vain, L. (1988) Mujer golpeada, Primer Encuentro Nacional de Centros de Prevención de la Violencia Doméstica y Asistencia a la Mujer Golpeada. Chapadmalal, Bessana, Buenos Aires.Velázquez, S. (2004) Violencias cotidianas, violencia de género: escuchar, comprender, ayudar. Paidós, Buenos Aires.Wainerman, Catalina (2005) La vida cotidiana en las nuevas familias ¿una revolución estancada?, Lumiere, Buenos Aires.Wainerman, Catalina (Comp.) Vivir en Familia, Losada, Buenos Aires.Young, Iris Marion (2000) La justicia y la política de la diferencia, Cátedra, Madrid.  



[1] FERREIRA, Graciela: "Hombres Violentos,  mujeres maltratadas";  Sudamericana, Buenos Aires, 1992, pág. 19. Estadísticas basadas en sus propios estudios de casos.

[2] NICHOLSON, J: "Hombres y mujeres ¿Hasta qué punto son diferentes?"; Ariel , Barcelona, 1987, pág. 123.

[3] KAUFMAN, M: "Hombres, placer, poder y cambio"; CIPAF,  Santo Domingo, 1989,  pág. 23-34.

[4] FERREIRA, Graciela: "Hombres Violentos,  mujeres maltratadas";  Sudamericana, Buenos Aires, 1992, pág. 19-29.

[5] FERREIRA, Graciela: "La mujer maltratada", Sudamericana, Buenos Aires, 1992, pág. 67-80.

[6] RODRIGUEZ, M: "El papel del agresor en el problema de la violencia doméstica";  San Juan de Puerto Rico, Comisión para asuntos de la Mujer, 1990, pág.18.

[7] REVISTA DE DERECHO DE FAMILIA Nº 4: "Algunas cuestiones básicas sobre Violencia Familiar", artículo 1º.

[8] RODRIGUEZ, M: "El papel del agresor en el problema de la violencia doméstica";  San Juan de Puerto Rico, Comisión para Asuntos de la Mujer, 1990, pág. 19.

[9] FERREIRA, Graciela: "Hombres Violentos,  mujeres maltratadas";  Sudamericana, Buenos Aires, 1992, pág. 23. Estadísticas basadas en sus propios estudios de casos.

[10]FERREIRA, Graciela: "Hombres Violentos, mujeres maltratadas";   Sudamericana, Buenos Aires, 1992, pág. 24.

[11]FERREIRA, Graciela: "La mujer maltratada"; Sudamericana, Buenos Aires, 1992,  pág. 24.

[12]FERREIRA, Graciela: "La mujer maltratada";  Sudamericana, Buenos Aires, 1992,  pág. 24-25.

[13] Rodríguez, Marcela (2001) “Violencia Contra las Mujeres y Política Públicas” UNIFEM, Argentina.

[14] Gómez, Patricia (1997) “Con, por, para...Las Políticas con más que una cuestión de preposiciones”, en Mujeres en los 90’. Legislación y políticas públicas. Centro Municipal de la Mujer de Vicente López, Buenos Aires.

[15] Oslak, Oscar y O’Donnel, Guillermo (1982) “Estado y políticas estatales en América latina: hacia una estrategia de investigación” en revista Venezolana de Desarrollo Administrativo Nº 1. Caracas.

[16] Ver, en este sentido, Guía para la Formulación y ejecución de Políticas Municipales dirigidas a mujeres, Red Mujer Hábitat América Latina – HIC, CICSA UNIFEM Oficina Regional para Brasil y Cono Sur, 2000.

[17] Gómez, Patricia obra citada.

[18] Rodríguez, Marcela obra citada.

[19] Ver Provoste, Patricia (1995)“La construcción de las mujeres en la política social” Instituto de la Mujer, Santiago de Chile.

[20] Gómez, Patricia, obra citada.

[21] Ver Chejter, Silvia (1997) “Mujeres de los 90. Violencia sexista y políticas públicas, 1983-1996. Pág. 177 Centro Municipal de la Mujer de Vicente López, Buenos Aires.

[22] El Consejo Nacional de la Mujer es el organismo del Estado Nacional que tiene la obligación de velar por el cumplimiento de las convenciones internacionales, entre los cuales se encuentran los pactos y los tratados de derechos humanos. La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer tiene rango constitucional desde la reforma constitucional del año 1994 (art. 75 inc. 22). El objetivo Institucional: Promover un nuevo modelo de contrato social basado en la plena e igualitaria participación de las mujeres en la vida social, política y cultuela del país. Dicho modelo estará fundado en una nueva concepción de la ciudadanía que reconoce la existencia de desigualdades e inequidades que afectan el ejercicio plena de la misma, promoviendo la responsabilidad compartida entre mujeres y varones. Objetivos específicos: Legitimar ante la sociedad la relevancia de la equidad de género para el fortalecimiento de la democracia; impulsar políticas públicas con perspectivas de género que contribuya a la superación de las diversas formas de discriminación contra las mujeres y promuevan las condiciones sociales adecuadas para garantizar a las mismas el ejercicio efectivo de sus derechos; fortalecer institucionalmente las Áreas Mujer provinciales y locales y la articulación de acciones conjuntas.

[23] Ver Chejter, Silvia. (1997) “Mujeres de los 90. Violencia sexista y políticas públicas, 1983-1996. Páginas 178-179 Centro Municipal de la Mujer de Vicente López, Buenos Aires.

[24] Ver “La Mujer y la Violencia en la República Argentina. Convenciones Internacionales, Legislación Nacional y Provincial”, Cooperación Técnico Financiera BID, Buenos Aires, 2000.

 
< Anterior   Siguiente >
 
Top! Top!