Wp facebook youtube twitter sound cloud telegram
Por 12 septiembre, 2020 0 Comentarios Leer más →

Las bibliotecarias y los bibliotecarios en tiempos de pandemia

En este particular día del bibliotecario del año 2020, los espacios vinculados con el quehacer bibliotecológico de la UNaM: el Departamento de Bibliotecología, las bibliotecas universitarias y su Comisión y el Repositorio Institucional de la universidad queremos saludar a todos los profesionales de la información de la provincia y de la región. Ya que el “distanciamiento” no nos permitirá realizar nuestras jornadas bibliotecológicas, compartimos un texto escrito especialmente para esta ocasión por la Dra. Belarmina Benítez de Vendrell ¡Feliz día!

Apenas entrado, el año 2020, se rompieron los moldes, cambiaron las rutinas, cambió nuestra manera de hablar, de vestir, de socializar, incorporamos barbijos, alcohol en gel, mascarillas antivirus. Incorporamos palabras nuevas “Coronavirus” “COVID 19”, “SARS-CoV-2”o resucitamos viejas palabras, de otros tiempos muy lejanos, como “pandemia”, “cuarentena” “confinamiento”. Aprendimos siglas “EPI”, “FFP2” “IgG-IgM”. Las autoridades y la prensa nos hablan con términos que, nos esforzamos en entender “distanciamiento social”, “inmunidad de rebaño”, “casos asintomáticos” “aplanar la curva”. Y… en medio de todo este caótico panorama, la vida continúa… aunque ¡ya nada es igual…!

¡Y… llega septiembre!, con su promesa de resurgimiento, precedida por lapachos florecidos y esperando que maduren las pitangas. Y… con la primavera en el aire, continuamos… ¡Sí! Continuamos alegrándonos con un nacimiento, con los logros de nuestros hijos, de nuestros nietos; continuamos sufriendo con las pérdidas de toda índole, con las carencias y otros males que se instalan a nuestro alrededor. Continuamos trabajando desde nuestras casas, o atendiendo personalmente a los pacientes, a los clientes “con protocolo”, por cierto.

En nuestro país, en septiembrese celebran muchos acontecimientos: “día del inmigrante”, “día del maestro”, “día del estudiante”, pero hay uno muy especial el “día del bibliotecario” que celebramos todos los 13 de septiembre, desde el año 1954, en que fue instituido por decreto n° 17.650.Todos los años, el Departamento de Bibliotecología de la FHyCS-UNaM se hace eco de esta fecha y convoca a sus egresados y otros profesionales de la información, a participar de las “Jornadas Bibliotecológicas”. Este año es distinto, no podemos reunirnos a celebrar, a intercambiar experiencias, a debatir sobre nuevas técnicas. Pero esto no significa que no habrá homenaje.

¡Sí! ¡Claro que lo habrá!, y lo haremos mediante el reconocimiento del trabajo que están llevando adelantelas bibliotecarias y los bibliotecarios en este momento tan particular. Y para ello, hemos entrevistado a algunos colegas, de distintos tipos de biblioteca, para que nos cuenten lo que están haciendo hoy, cómo se adaptaron a la nueva realidad, qué modos de funcionamiento han inventado para hacer frente a los desafíos que plantea el contexto actual, sin abandonar su fuerte compromiso con el sostenimiento de sus servicios, los que, por cierto, son esenciales para el desarrollo de la sociedad.

Las bibliotecarias y los bibliotecarios son trabajadores claves de la comunidad, son los que actúan de nexo entre los conocimientos documentados y las personas, ya sean niños, jóvenes, adultos o adultos mayores, que buscan información, distracción, recreación, a través de la lectura de textos, imágenes, películas… Son profesionales proactivos, imaginativos, creativos, a la hora de adaptar,reinventar sus modos de acción para seguir brindando los servicios que demandan sus usuarios.

Perla, Norma y Laura nos cuentan que en la Biblioteca Popular Posadas (BPP), prontamente comenzaron a aplicar los protocolos enviados por la CONABIP, enriquecidos por los aportes de la Biblioteca Nacional de Maestros y de otras instituciones y adaptaronsus actividades a la no presencialidad, en una primera instancia, recurriendo a la creatividad para estar cerca de sus socios. Es así como produjeron formularios en línea, en Google, para seguir asociando gente; crearon videos para recomendar libros, destinados a niños y adultos, en la página de Facebook de la biblioteca y ya están pensando en crear una cuenta en Youtube para seguir desarrollando otros tipos de videos de mayor calidad.

Por ahora, y en esta biblioteca, el protocolo circunscribe los servicios al préstamo domiciliario, con gran éxito, ya los números son muy significativos, entre julio y agosto se han prestado más de 1.500 libros, pese a que una vez devueltos por los lectores éstos quedanen cuarentena, inhabilitados por 14 días para nuevos préstamos. La BPP, como toda biblioteca, tiene su propia idiosincrasia. Sus usuarios la conocen  y se apropian de sus espacios, están siempre. Desde la administración se sostiene la perspectiva de la misión de la biblioteca, atentos a la centralidad de la lectura y adicionando actividades culturales que dinamizan su incidencia en el medio. La lectura como práctica social, rodeada de otras prácticas.

Otra actividad que debió encontrar canales nuevos fue la compra de libros, que anualmente se realizaba en la “Feria del libro” aprovechando los subsidios de la CONABIP con descuentos especiales para estas bibliotecas, este año pasaron a ser operaciones en línea, con engorrosos trámites burocráticos y de seguridad, con selección a través catálogos de editoriales, sin poder palparlos, hojearlos, con límites de ejemplares por editorial, para evitar la concentración en grandes editoriales y asegurar la supervivencia de editoriales pequeñas. Aquí, como en toda biblioteca, hay tareas administrativas y de gestión que deben seguir su curso: pagos de personal, servicios básicos y proveedores, preparación de carpetas para pedidos der subsidios, etc.

Biblioteca Popular Posadas. Puerta de acceso y personal. De izquierda a derecha: Cristina De Olivera, Laura Abian, María José Bilbao, NormaWionczak y Carlos Rafael Farquharson. Agosto 2020

En la Biblioteca de las Misiones (BPM), Iris y Érica nos cuentan cómo van sorteando la situación, Poniendo en marcha videoconferencias con el personal, reuniones diarias entre colegas, de las que van surgiendo ideas muy valiosas, que permiten tomar conciencia de la amplitud del campo laboral de los profesionales de la información. Estas ideas van tomando forma y el trabajo domiciliario da sus frutos: se redactany actualizan manuales técnicos y otros instrumentos de trabajo, se suben materiales digitalizados a la Plataforma Guacurarí, se actualizan los registros de la hemeroteca de diarios, se continua con el programa de edición de mini libros y con el desarrollo de la Biblioteca de Derechos Humanos.

Una de las actividades que experimentó un fuerte incremento, con mucho éxito, fue la capacitación a distancia. Se realizaron cursosde conservación, gestión de bibliotecas y gestión de proyectos, de los que participaron profesionales de la provincia y de otros puntos del país y del exterior; los “conversatorios”, con la participación de bibliotecarios latinoamericanos, y otras experiencias innovadoras. Además, se desarrolló el ciclo denominado “curiosamente”, vía web, youtube y página web de la biblioteca, con la participación de alumnos y docentes de toda la provincia, en cuyo cierre todos los participantes tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias.

Biblioteca Pública de las Misiones. Posadas, agosto de 2020

Otra actividad que se instaló con gran éxito fue la referencia en línea, quellegó para quedarse, como así también, los talleres de ajedrezpara niños, jóvenes, adultos y docentes,a través de la plataforma de la biblioteca. Del mismo modo, hubo espacio para concursos virtuales, como “Mi amigo libro”, “Sana sana”, por el día mundial de la salud y “Cuentos cortos” por el día del lector.Ahora la BPM se prepara parareabrir sus salas, lenta pero firmemente, esperando la aprobación del protocolo COVID, elaborado en base a los aportes tomados de la IFLA y de la OMS, donde se prevé la seguridad y rotación del personal, las medidas de seguridadpara los usuarios.

¿Ylas bibliotecas universitarias? Esthernos cuenta qué hicieronlas bibliotecarias de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM, para seguir brindando sus servicios,en consonancia con los planes de contingencia que se fueron diseñando en las distintas etapas del confinamiento social obligatorio, para dar continuidad a las actividades de docencia e investigación. En esta biblioteca, prontamente se creóuna base de datos bibliográfica, con enlaces a materiales disponibles en acceso libre;se compartieron videos y tutoriales sobre el uso de la biblioteca electrónica del MINCyT y de los E-libros, se sumaron charlas por videoconferencias ywebinarssobre recursos de información de interés para los usuarios, se actualizaron los blogs de la biblioteca, añadiendo bibliografía digitalizada.

Estos profesionales, con mucha experiencia en la prestación de servicios bibliográficos a través de redes sociales, como Facebook o Twitter, redoblaron esfuerzos para estar presente en todas las redes y aplicaciones utilizadas por sus usuarios, procurando cubrir las demandas de estudiantes, docentes e investigadores, quienes siguieron adelante con sus actividades, más allá de la contingencia.

La Asociación de Bibliotecarios de Misiones, por su parte, se coloca hoy en primera línea, compartiendo protocolos a través de las redes sociales, anoticiando sobre capacitaciones a distancia y preparando el protocolo para la reapertura de las bibliotecas escolares, que se encuentra en etapa de redacción final, nos dice Silvina.

En las voces de estos profesionales de la información, comunicando lo que hacen hoy, en esta coyuntura, queremos representar a las bibliotecarias y a los bibliotecarios de la Provincia de Misiones, quienes día a día enfrentan la realidad, desafiando a los miedos, inventando nuevos modos de estar, de servir, de ser.

Porqueel bibliotecario siempre está ahí, al decir de Marie Lebert. Cuando Gutemberg y sus sucesores imprimían, el bibliotecario estaba ahí, para poner orden; cuando se crearon las primeras bibliotecas, el bibliotecario estaba ahí, para organizarlas; cuando las bibliotecas se popularizaron, el bibliotecario estaba ahí, para promover la lectura pública. Hoy, como desde hace cinco siglos, el bibliotecario está ahí, en su biblioteca, como siempre, sirviendo.

Por eso, la UNaM, formadora de bibliotecarias y bibliotecarios desde hace más de cuatro décadas, les desea un muy ¡FELIZ DÍA DEL BIBLIOTECARIO!

Compartir:

Comentarios

comentarios

Publicado en: Dpto. Bibliotecología
Información para ingresantes 2021
Enviar vía WhatsApp